Categories: articulos
      Date: 08 / 06 / 2011
     Title: El derecho preferente de paso

Aspectos generales:

La conformación de las vías, especialmente aquellas que se encuentran en forma de red, origina el cruce de las arterias, especialmente el área que conocemos como cruce, es decir, aquella en que confluyen dos vías, sea la zona más vulnerable y peligrosa por el constante riesgo de colisión en un ángulo de 90 grados entre dos móviles.



 

Con la finalidad de evitar el encuentro simultaneo de los vehículos que llegan a un mismo tiempo a un lugar, el hombre ha introducido signos y señales de comprensión universal que tienen por finalidad dar seguridad a los usuarios.

Elementos como la semaforización, apelando a elementos de gran simplicidad como el diseño de los signos “Pare” o “Ceda el Paso”, de colores y formas únicas, obligan a una interpretación inequívoca, aún cuando el comportamiento de los peatones en Chile nos merecen dudas respecto a la real comprensión y acatamientos de estos signos.

 

Sin embargo, la señal o el signo debe ser la excepción y no la regla en cuanto a la instalación en los cruces de las ciudades y pueblos de nuestro país y del mundo. Por tal razón, se hizo necesario acudir a una norma de carácter general que permitiera en aquellos cruces en que no existía semaforización, policías de tránsito interviniendo, ni señalización otorgando prioridad, que los conductores en forma segura pudieran seguir su destino sin interferir con otros, sin ocasionar accidentes ni congestionamiento.

 

Esta regla de carácter general tiene su origen en la convención que obliga a los conductores a guiar sus vehículos por el costado derecho de la calzada, disposición de carácter universal acatada por la inmensa mayoría de los países del orbe, siendo la excepción el Reino Unido, Japón y los países del Commonwealth, cuya conducción es por el costado izquierdo del eje, lo que obliga, a su vez, a los fabricantes de automóviles a instalar el sistema de dirección al costado derecho del móvil.

2.- Aspectos legales y prácticos:

El derecho preferente de paso es la prerrogativa de un peatón o conductor de un vehículo para proseguir su marcha. La Ley se refiere a “derecho preferente”, ya que el derecho a desplazarse de un lugar a otro dentro del país, está contemplado en una norma constitucional (letra “a”, Nro. 7, Art. 19 de la C. P. de la República de Chile).

 

3.- Principio general del derecho preferente de paso:

 

Todo vehículo que se aproxime a un cruce deberá hacerlo a velocidad razonable y prudente, deteniéndose si fuere necesario, y el de la izquierda cederá el paso al vehículo que se acerque al cruce por la derecha, el que tendrá el derecho preferente de paso.

 

El conductor del vehículo de la izquierda reiniciará la marcha e ingresará a la intersección sólo cuando se asegure que no hay riesgos de accidente, en atención a la distancia, visibilidad y velocidad de los otros vehículos que se aproximen por la derecha.

 

Este derecho preferente de paso no regirá en los siguientes casos:

a.- En los cruces regulados. (Es aquél en que existe semáforo funcionando normalmente, excluyendo la intermitencia, o donde hay Carabinero dirigiendo el tránsito).

b.- En aquellos cruces en que se haya determinada la preferencia mediante signos “Pare” o “Ceda el Paso”.

c.- En las zonas rurales, donde tendrá preferencia el conductor del vehículo que circule por un camino principal, con respecto al que se aproxime o llegue por una vía secundaria. (Se entenderá por camino principal, el que tenga pavimento de concreto, asfalto, macadam bituminoso definitivo o los que expresamente determine y señalice la Dirección de Vialidad), y

d.- Respecto de los vehículos que se vayan a incorporar a una zona de tránsito en rotación.

 

4.- Significado de los letreros “Pare” y “Ceda el Paso”.

4.1.- Letrero Pare: El conductor que enfrente un signo “Pare” deberá detener el vehículo y permitir el paso a los que circulen por la otra vía, y reiniciará la marcha sólo cuando pueda hacerlo en condiciones que eliminen toda posibilidad de accidente.

 

4.2.- Letrero “Ceda el Paso”: El conductor que enfrente un letrero “Ceda el Paso”, deberá reducir la velocidad hasta la detención si fuere necesario, para permitir el paso a todo vehículo que circule por la otra vía y cuya proximidad constituya un riesgo de accidente.

 

5.- Incorporación a la circulación: Todo vehículo que se incorpore a la circulación desde una vía particular, un inmueble, un estacionamiento o se ponga en marcha después de una detención, carece de derecho preferente de paso respecto de los peatones o vehículos en tránsito. Esta misma obligación rige para aquellos vehículos que salgan de la circulación para incorporarse a estos lugares.

 

6.- Vehículos de emergencia: Son vehículos de emergencia los pertenecientes a Carabineros de Chile e Investigaciones, al Cuerpo de Bomberos y las ambulancias de las instituciones fiscales o de los establecimientos particulares que tengan el respectivo permiso otorgado por la autoridad competente.

 

Ante la proximidad de un vehículo de emergencia que haga uso de sus señales audibles y visuales, se observarán las siguientes reglas:

 

a.- El conductor de un vehículo que circule en el mismo sentido, deberá respetar el derecho preferente de paso del vehículo de emergencia, conduciendo el suyo hacia el lado de la calzada que tenga desocupado, lo más cerca posible de la solera o del eje de la calzada, deteniéndose si fuere necesario hasta que haya pasado el de emergencia, y

 

b.- Los vehículos que lleguen a un cruce al cual se aproxima un vehículo de emergencia, deberán detenerse y respetarle su derecho preferente de paso.

 

Cuando uno de estos vehículos se aproxime a un cruce con luz roja del semáforo u otra señal de detención, su conductor deberá reducir la velocidad hasta detenerse si fuere necesario, y cruzar solamente cuando verifique que los demás conductores de vehículos le hayan cedido el paso y no existan riesgos de accidente.

 

Estos vehículos ante un llamado de emergencia podrán detenerse o estacionarse en sitios prohibidos y la utilización de sus señales se efectuará tan sólo ante un llamado de urgencia o alarma. El móvil será guiado con todo cuidado velando por la seguridad de los peatones y vehículos que estén usando la vía, debiendo respetar todas las prescripciones de la ley de tránsito.